Un mes. Ha pasado un mes de nuestro Creative Retrat en Tánger y hasta hoy no he podido sentarme y, delante de esta hoja en blanco, resumir y ofrecerte parte de lo que fue esta experiencia transformadora.

Parte, sí. Porque hay tantas palabras, tantas risas y tantos sentimientos acumulados a lo largo de esos tres días que va a ser imposible que pueda expresarlo en su totalidad… Por suerte, a mis palabras le acompañan las fotos de Mireia Cordomí y con ellas, vas a poder evadirte por un rato y transportarte a un lugar lejano, acogedor y profundo.

Llegábamos desde varias ciudades y el punto de encuentro era Tánger. Ciudad fronteriza, llena de contrastes, olores y colores. Mercados repletos de fruta y especias y una mezcla de idiomas que nos tenían hipnotizadas. El viaje no había hecho más que empezar.

Todavía nos quedaban algunos kilómetros más por recorrer y en ese momento lo que no sabíamos es que el viaje no sería simplemente físico. Fue, sobre todo, emocional. Ese mismo jueves vivimos varias experiencias que nos lo dejaron claro.

Llegar a Asilah no fue fácil. Una lluvia torrencial nos acompañó parte del fin de semana y las carreteras hasta nuestra casa con vistas al mar parecían desvanecerse. Visto ahora, con la distancia de los días pasados, me doy cuenta de lo purificadora y sanadora que ha sido el agua en este viaje.

Según la tradición árabe, el hammam es mucho más que un lugar al que acudes para bañarte o para tomar baños de vapor. Es un fenómeno social y cultural. Agua compartida. Agua sanadora. Agua renovadora.

Tenía muy claro que quería empezar el Creative Retreat de Tánger acudiendo juntas a un hammam y sobre todo que tenía que ser local. La autenticidad es uno de los pilares de la creatividad así que no quería que ningún tipo de postureo se colara durante las 72h horas que pasaríamos juntas. Y lo logramos.

En el hammam no sólo nos desprendimos de impurezas y pieles muertas. Con cada pasada del guante de crin nos liberamos de tapujos, de prejuicios, de miedos. Fuimos soltando durante esa tarde las capas más superficiales para encontrarnos con nuestra esencia más profunda, sin máscaras, sin muros, sin temores.

Soltar, liberarse, aligerar. Y darnos cuenta de que solo así puedes escucharte, viajar hacia adentro para ofrecer todo lo que tienes. Tu punto de vista, tu opinión, tu experiencia, tus dones, tu creatividad. Soltar para volar más alto.

Compartir para aprender, compartir por generosidad, compartir para cuidar. Compartir para crecer, para ser, para expresarse. Compartir lo que uno es, lo que uno teme, lo que uno ha sufrido, lo que ha amado y lo que anhela. Lo que sueña, lo que le hace vibrar, lo que le hace llorar. Compartir para crear y también para quererse un poco más. Quererse a uno mismo y querer a los demás.

El objetivo del Creative Retreat era aprender a ver con otra mirada, y conocer técnicas y herramientas para despertar la creatividad. Era el eje vertebrador que unía las sesiones que impartían conmigo, con Alina, con Guada y Lucas y con Mönica pero de nada hubieran servido sin un precepto previo: la creatividad nace de uno mismo y hay que despojarse de los frenos que nos autoimponemos para hacerla florecer. Darnos cuenta de que necesitamos conocernos, saber qué queremos y qué no queremos para atrevernos a expresarnos creativamente.

En mi taller, la única premisa era crear sin herramientas, sin una teoría previa, sin indicaciones; dejarnos llevar por lo que el entorno nos dice y crear sin pensar. Fluir.

La tarde del viernes la dedicamos a escuchar y aprender de Alina de Taller Silvestre. Nos habló de tejidos, de aromas, nos leyó y recomendó libros, hablamos de tintes naturales y de los sentidos. La naturaleza es tan rica en matices como las personas y en su taller pudimos ver cómo el morado se convierte en amarillo mostaza.

Un día completo dedicado al trabajo con las manos para conectar intuición y creatividad con el movimiento de los dedos y del corazón.

Después de estas primeras sesiones y para despedir el retiro, el sol hizo su aparición durante el sábado. Tras el desayuno nos preparamos para la intensa sesión con Mönica Bedmar. Una sesión llena de palabras, de confesiones y de imágenes. De bucear hacia el interior para descubrir qué hace de nuestra mirada, de nuestro punto de vista, de nuestra forma de entender el mundo, algo único.

No hay dos personas iguales así que no habrá dos obras auténticas que lo sean. El arte y la creatividad parten del interior de cada uno de nosotros y Mönica nos habló de cómo llegar ahí para encontrar nuestro propio lenguaje.

Para cerrar los talleres del Creative Retreat, Guada y Lucas, fundadores de Stay Hungry Stay Foolish impartieron un taller práctico en el que aprendimos varias técnicas para desbloquear conceptos, juegos y divertimentos para enlazar historias, y herramientas creativas aptas para aplicar en cualquier ámbito o sector al que nos dedicamos.

Ah, a estas alturas y todavía no te he dicho quiénes formábamos tal grupo de personas que nos reunimos para aprender y compartir. Ellas son el gran éxito de este retiro. Sin ellas ni hubiera sido posible ni hubiera sido así. Participantes y ponentes que convivimos juntas como si nos conociéramos desde hace años. Ay, el hammam… qué liberador.

Mönica, Alina, Guada, Lucas, Mireia, Lara, Vanessa, Coral, Sara, Anna. GRACIAS.

A punto de cerrar 2019 y con este artículo como despedida antes de mis vacaciones de Navidad, siento que el Creative Retreat ha sido la guinda de un año movido, intenso, transformador y revelador.

A veces nos enfrentamos a situaciones que nos dan miedo, que nos superan, que nos ilusionan y a la vez nos retan y el hecho de afrontarlas, de superarlas, de vivirlas, nos permite crecer y mejorar de un modo intenso.

2019 ha sido un año de crecimiento. Personal y profesional. Y el Creative Retreat en Tánger ha sido un claro ejemplo de ello. Gracias.

Y gracias a ti por haber llegado hasta aquí, espero que este breve resumen haya servido para contagiarte la curiosidad por aprender, la inspiración para crear, la fuerza para que tú también te des permiso para soltar tu creatividad.

Feliz y creativo año nuevo.

¿Quieres recibir nuestras novedades?

Únete a nuestra lista

Te hemos mandado un email para que confirmes tu suscripción. ¡Gracias!

Pin It on Pinterest