Hacía tiempo que quería hablarte de este tema. ¿Qué tema? Te estarás preguntando. Pues de la formación, y en concreto de mis experiencias este año.

Cuantas veces creemos saberlo todo, y nos equivocamos (y en mi caso además se me aparece mi madre diciendo el sabio “te lo dije”). Cuántas veces medimos nuestro éxitos, logros y valor mediante likes, comentarios, o publicaciones en revistas. Y de nuevo, nos equivocamos.

Formarse es siempre necesario. Decía el otro día una amiga mía, Karen de My Wedding Planner Academy, que aunque se ha visto todas las temporadas de Anatomía de Grey aún no se sentía capacitada para hacer una apendicectomia. ¡Y gracias a Dios! Tener una formación básica supone un punto de partida; y desde ahí la cosa crece exponencialmente, si quieres claro. Como imaginarás a estas alturas, yo soy de las que quiero. Y mucho. Está claro que esto va con el carácter de cada uno. Los que me conocen saben que soy un culo inquieto, y que no puedo andar tranquila mucho tiempo.

Durante el pasado 2017 participé de dos workshops para floristas. El primero en Reino Unido junto a Rachel Wardley y el segundo, y el que más me marcó, en Portugal junto a Cristina Macedo.

Igual por el nombre no te suena, pero Cristina es la persona detrás de Aqueduto Eventos. Una profesional a la que admiro desde hace años, con un estilo impecable, maravilloso; un trabajo absolutamente impresionante tanto estilístico y de diseño como floral. Pero sobre todo, una persona de gran corazón y muy generosa. De los tres días que compartí con ella (y con la bonita de Alicia de Arbolande) me traje la maleta llena de consejos, trucos, nuevas técnicas… Pero sobre todo de energía, de ganas de ir a por más, de motivación y confianza en mí misma, y de inspiración, toneladas de inspiración. ¡Y de buenos ratos y risas! Porque si algo olvidamos a menudo es que necesitamos tiempo para nosotros mismos; necesitamos nutrir el alma para poder crear y eso, señoras y señores, no se consigue con comida.

La formación y el aprendizaje no son sólo útiles y necesarios en el aspecto profesional, sino que además nos hacen crecer como personas; nos mantienen activos, curiosos, inquietos, apasionados. Te elevan. Así que no te duermas. Busca, pregunta, muévete. Y nunca, nunca, te conformes.

* Fotos de Francis Aqueduto durante el worshop. Y si he conseguido despertar tus ganas de seguir creciendo y te apetece consultar nuestros próximos cursos y workshops estaré encantada de ayudarte.

 

 

¿Quieres recibir nuestras novedades?

Únete a nuestra lista

Te hemos mandado un email para que confirmes tu suscripción. ¡Gracias!

Pin It on Pinterest